Combate esas necias ojeras y evita la opacidad de la piel con estos sencillos cambios a tu rutina de embellecimiento.

6 de abril de 2017

 

Ojos hinchados: Las bolsas de los ojos se presentan cuando duermes muy poco o demasiado. Si duermes más de ocho horas se acumula un exceso de líquidos en tu rostro, especialmente en el área de los ojos.

Despierta: mete un suero de ojos al refri por unos cuantos minutos (el frío es un vasoconstrictor que calma la inflamación prácticamente de manera instantánea), luego aplícalo suavemente en el área de las bolsas debajo de los ojos; vuelve a untarlo a lo largo del día si necesitas reducir la inflamación aún más. Cuando te vayas a dormir, eleva tu cabeza con una almohada adicional para ayudar a minimizar la acumulación de fluidos que provoca la hinchazón matutina.

 

Ojeras: Las alergias estacionales y los problemas de sinusitis hacen que los vasos sanguíneos alrededor de tus ojos se dilaten, y esa tonalidad morada que provocan hacen que parezca que no dormiste en toda la noche. Otro culpable: el envejecimiento. La pérdida de colágeno adelgaza la piel alrededor de los ojos, suscitando que los vasos sanguíneos se tornen más visibles.

Despierta: una crema para ojos con cafeína estrecha los vasos sanguíneos. Aplica una porción de crema del tamaño de un chícharo en el área de las ojeras por la mañana y por la noche. Luego, disfraza las ojeras. Aplica un corrector en crema distribuyéndolo con el dedo anular. El tono debe ser similar al color de tu piel. Si usas uno muy claro, las ojeras se notarán más. 

 

Piel Opaca: El alcohol, la cafeína y el estrés son la trinidad antibelleza. Evitan que las células cutáneas se eliminen a velocidad normal, dejando una capa de piel muerta que hace que tu piel luzca opaca.

Despierta: Por la mañana y por la noche, aplica un humectante con ácidos alfa hidróxidos: hidratan tu piel y eliminan las células muertas. Luego distribuye una base iluminadora en tu frente, mejillas, barbilla y nariz antes de aplicar una pizca de maquillaje; esto creará un efecto de “iluminación desde tu interior” y evitará que el maquillaje se acumule en las líneas de expresión. Finalmente, usa un rubor en crema color rosa sobre tus pómulos para darles un toque rosado, fresco. 

 

Ojos rojos: El principal culpable es el alcohol, el cual hace que los vasos sanguíneos de tus ojos se dilaten. Pero las alergias (¡otra vez!), fijar la mirada en una pantalla de computadora durante horas (hace que parpadees menos) o utilizar ciertos tipos de lentes de contacto que no dejan que tus ojos respiren también pueden hacer que te veas como si estuvieras cruda.

Despierta: intenta refrescarte con gotas para ojos, las cuales puedes aplicar varias veces al día con el fin de reponer la humedad y evitar que te los talles. Si quieres neutralizar la parte interna de la línea de pestañas inferior, píntala suavemente con un delineador color hueso. Luego delinea el borde de pestañas superior con un lápiz delineador color azul marino aplicado sobre tu delineador negro o café de siempre. El toque de azul se contrapone al enrojecimiento, con lo cual la parte blanca de tus ojos luce más brillante.