Unos pies suaves, limpios y cuidados no solo son sinónimo de higiene, sino de salud.

4 de mayo de 2018

De acuerdo con la Fundación Mexicana para la Dermatología (FMD), 60% de las infecciones en la piel suelen presentarse en los pies, razón por la cual es importante extremar precauciones y brindarles el cuidado y la atención que necesitan. Estas son algunas recomendaciones:

1/ Para combatir la resequedad sumerge los pies en un recipiente con agua tibia, rodajas de limón, de naranja y una o dos gotitas de miel, durante 10 minutos. Esta mezcla elimina la rugosidad y limpia profundamente. Si lo deseas, puedes frotarlos con la mitad de una naranja, abarcando la planta, el empeine, los dedos y tobillos. Sécalos y aplica una crema humectante.

2/ Para eliminar las manchas, combina en un tazón una cucharada de harina de centeno, una cucharadita de miel y una yema de huevo. Si la consistencia se vuelve espesa, agrega un chorrito de aceite de oliva. Aplica pequeñas porciones de esta pasta sobre la mancha y masajea. Déjala reposar y enjuaga 20 minutos después.

3/ Para evitar las molestas uñas enterradas, córtalas siempre en línea recta y lima los bordes afilados. Si vas a remo- verlas, hazlo justo después de bañar- te; o bien, remoja antes los pies en agua con jabón durante 15 minutos para ablandar la uña.