Belleza y Estilo de Vida
 

La clave para organizar tus finanzas

 
 

Uno de los principales propósitos que nos hacemos todos los años es “ser más organizadas con nuestros ingresos”, pero si todavía al abrir tu estado de cuenta, te preguntas ¡¿a dónde fue todo tu dinero?! Estás en el lugar correcto para que deje de ocurrir.

Por: @Fernanda López 26 de diciembre de 2016

La clave está en llevar un registro de cada billete que entra y sale de tu cartera… Tal vez puede sonar un poco difícil o extremo, pero con el tip que nos dio Alan Vilchis, Consultor de la División de Finanzas, en Page Group, lo tienes más fácil que nunca: haz una tabla mensual con tus ingresos, gastos fijos y gastos variables, al final de cada mes compárala con la del anterior y decide qué gastos dejarás de hacer, te puedes sorprender con cantidades que ni siquiera imaginabas.

“Tus finanzas a largo plazo aumentarán invirtiendo, no ahorrando” —Alan

Esos tacones que quedarían perfectos con tu vestido favorito, las bolsas increíbles a las que simplemente no te puedes resistir e incluso el cafecito que pasas a comprar cada mañana, también son gastos que debes organizar y documentar. Quisimos facilitártelo aun más, así que podrás encontrar la tabla ya hecha en la revista de enero, solo tendrás que pasarla a tu computadora y empezar a llenarla. Suscríbete a la revista digital o impresa aquí y encuentra los puntos más sencillos y efectivos para cumplir este y tus demás propósitos en los próximos 365 días.




Ahora que ya tienes la clave para organizar tus finanzas, empieza a visitar agencias de coches, hacer un recorrido virtual por el mundo para elegir el destino de tus sueños y rompe ese cochinito que no reproducirá tu dinero por tenerlo en la panza, ¡mejor inviértelo con asesoría!

 
 

WH - Comenta esta nota

 

Mar

22

No pierdas el ritmo de tu entrenamiento
“Vivimos en un sociedad perfeccionista en la que pensamos que hay que hacer todo o nada”, observa la psicóloga del ejercicio, la doctora Casey Cooper. “Faltar a un entrenamiento puede parecer un fracaso enorme, lo cual suele dificultar el regreso a la rutina”. Tomarte un tiempo de descanso también puede provocar que vuelvas a tu estado sedentario anterior. “Cuando intentas adaptarte a una nueva rutina, hacer una pequeña pausa puede empujarte a un patrón de comportamiento más cómodo y familiar”, opina Cooper. Para no salirte del camino, tu definición de entrenamiento debe ser más flexible. No todos deben ser sesiones largas, incluso 15 minutos de ejercicio aportan grandes beneficios.