Belleza y Estilo de Vida
 

La transformación de esta chica te hará olvidar la obsesión por la báscula

 
 

Nikki Rees ha transformado su cuerpo en estos últimos dos años. Esta chica de 36 años de edad publicó una foto del antes y el después, a sus 34 y a sus 36 en Instagram para mostrar su progreso.

Por: Cara Sprunk 3 de julio de 2017

Normalmente comparte posteos de sus entrenamientos y los retos que ha tenido durante su camino fit. De vez en cuando comparte las dificultades que ha enfrentado llevando su dieta, o más bien la falta de… sus seguidores preguntan mucho sobre el tema y esta es su respuesta:

“No es algo de lo que escriba mucho, sé que esa no es la respuesta que esperaban pero la razón por la cual casi no hablo del tema de las dietas es… porque no hay mucho que decir,” escribió Nikki.

Nikki explica que ella no sigue algunas dietas populares cómo cortar el consumo de carbs después de las 5 p.m., el ayuno intermitente o incluso contar calorías. Ella admite que come pastel de vez en cuando, toma algunas botanas de la repisa de dulces de sus hijos y hasta se da el lujo de comer hamburguesa o pizza.

Antes y después:

 

Para Nikki, no se trata de lo que coma, sino lo que piensa de ello.

“La diferencia entre las dos fotos NO está basada en lo que estos alimentos hacen en mi cuerpo, sino en lo que hacen en mi mente. Hace 2 años comer cosas dulces y comida chatarra me hacía sentir mal conmigo misma. De hecho ese bajón solo alimentaba mis excusas para no ejercitarme, para no balancear mis gustos con alternativas nutritivas,” escribió. “Ahora estos alimentos y gustos alimentan mis ganas de ejercitar mi cuerpo.”

“No lo veo como una razón para dejar todo, más bien como una razón para continuar; no me ejercito por culpa, me ejercito para vivir sin culpas,” continuó. “Un cuerpo sano comienza con una mente sana. Así que haz un balance en tu alimentación como ese ser humano inteligente y racional que eres, come lo que amas una que otra vez, lo que NECESITAS mucho más seguido, y en aquellos días que te vaya mal… solo quita tu mirada del bote de mantequilla, enfócate en otra cosa y sigue tal y como estabas… motivada y con tus metas bien claras.”

Ahora, si observas la foto de su transformación, verás que pesa exactamente lo mismo que hace dos años, lo cual demuestra perfectamente que no debes obsesionarte con los números

Sigue entrenando y esculpe tus glúteos con estos ejercicios

 
 

WH - Comenta esta nota

 

Jun

29

Una competencia sana
Aunque los expertos aseguran que la competitividad es una característica biológica que se desarrolló en los seres humanos con la necesidad básica de supervivencia, hoy en día la competencia en el deporte se aprovecha como un excelente incentivo extrínseco, es decir, un elemento clave para la motivación que se incrementa, claro, cuando ganas. Sin embargo, el doctor Sander van der Linden, psicólogo en la Universidad Princeton, asegura que los incentivos externos tienen la desventaja de opacar los intrínsecos (hacer ejercicio para mantener la salud, por bienestar emocional o compartir tiempo con tu pareja y amigos), debido a que en los segundos no hay una recompensa palpable. Esto es una lástima, en especial porque las investigaciones en psicología sugieren que los comportamientos con motivación intrínseca tienen mayor probabilidad de mantenerse a largo plazo. Recuerda que la contienda no debe ser el único factor que determine tu actividad física: ¡haz lo correcto por las razones correctas!