Belleza y Estilo de Vida
 

Una semana con menos estrés

 
 

Relájate y disfruta los días que el tiempo vuela.

Por: @womenshealthmx 1 de agosto de 2017

Sabemos que todos los días de la semana están a reventar, pero con estos consejos cambia ciertas actividades y disminuye el nivel de estrés

LUNES

 

Tu impulso: ¡es el momento ideal para estrenar dieta! Estás lista para irte a trabajar después de desayunar un omelet de claras... pero pecas cuando tu compañera de cubículo llega con cupcakes recién horneados. Como te sientes culpable por haber roto la dieta, la situación dispara la liberación de la hormona del estrés, cortisol, la cual, a su vez, genera antojos y te empuja a comer lo que no debes toda la semana. ¿Qué pasa? Sientes más culpa, vergüenza, angustia, y se repite el ciclo.

Mantén la calma: la idea de elegir el lunes, que en sí es un día cargado de mucha presión, para empezar una dieta es un cliché. En lugar de ello, toma la decisión de alimentarte sano una comida a la vez. De esta manera, cuando rompas la dieta (y todas lo hacemos en algún momento), no sentirás todo el peso de la angustia. Te perdonarás y seguirás adelante.

MARTES

 

Tu impulso: la carga de trabajo promedio de una mujer es más intensa alrededor de las 11:45 de la mañana, los martes. Para lidiar con ello, no tomas descansos y trabajas sin parar hasta la hora de la comida. Ahora te sientes agobiada y molesta, y tus niveles de estrés están elevadísimos.

 

Mantén la calma: sálvate del cortisol bebiendo una taza de té negro, y mantén tus niveles de azúcar estables comiendo un snack previamente preparado. Luego, prueba este truco respaldado por la ciencia: cada hora toma un descanso de dos minutos. Distráete con tu canción favorita o deja que tu mirada se pierda en una foto que te traiga recuerdos agradables.

MIÉRCOLES

 

Tu impulso: las mujeres duermen menos los miércoles por la noche, sumando un promedio de seis o menos horas en la cama (la mayoría de nosotras necesita al menos un mínimo de siete horas de sueño para sentir que está en su máximo rendimiento). Quizá pienses que si te quedas despierta viendo una película romántica te relajarás. No, es posible que eso aumente tu liberación de cortisol.

 

Mantén la calma: las alarmas de reloj no son solo para despertar. Pon una alarma a la hora en que debas dormirte. Incluso si no te duermes inmediatamente después de que se active, al menos tendrás el recordatorio de que es hora de acostarte.

 

JUEVES

 

Tu impulso: ya casi acaba la semana. ¿Qué mejor día puede haber para ir al médico? Desafortunadamente, todas tienen esa misma idea. Las salas de espera de los consultorios se encuentran más llenas ese día que cualquier otro.

 

Mantén la calma: agenda una cita en lunes, que es el día con el menor tiempo de espera. Si necesariamente tienes que ir en jueves, cierra los ojos y presiona los puntos de relajación situados entre el dedo pulgar y el índice de la mano de 10 a 15 segundos mientras respiras profundamente cinco veces.

 

VIERNES

 

Tu impulso: después de las 3 p.m. te pones en modo de fin de semana y empiezas a dejar pasar el tiempo revisando Facebook o mandando correos a tus amigas. Pero ¡ups! justo antes de salir de la oficina te das cuenta de que te faltó hacer algunos pendientes. Como consecuencia, la siguiente semana será brutal: estrés.

 

Mantén la calma: debido a que te espera la hora feliz, quizá no hagas un trabajo que merezca ser galardonado. Sin embargo, sí puedes dedicar 15 a 30 minutos a revisar tu calendario y a planear la siguiente semana. Generar un plan te ayudará a eliminar la ansiedad poslaboral y hará que llegues al lunes sin pendientes.

 

Que el estrés no se apodere de ti y de tu sueño, ¡descansa! así podrás hacer rendir cada día de la semana al máximo.

 

 
 

WH - Comenta esta nota

 

Ago

01

Cambia de tacones de vez en cuando
Los tacones altos incrementan la presión sobre el metatarso, moviendo el centro de equilibrio del cuerpo hacia delante, desalineando cadera y columna vertebral. Asimismo, al andar con tacones aplicas fuerza excesiva en la parte interna de la rodilla; esto podría ser dañino a largo plazo si permaneces de pie o caminando con tacones por periodos prolongados varias veces por semana. Alterna la altura de los tacones y evitarás problemas.