Tras una ruptura amorosa “es muy común hacer ajustes radicales, porque estamos bajo el influjo de muchas emociones y bioquímica cerebral que necesita válvula de escape”, afirma Renata Roa.

Por: @womenshealthmx 16 de agosto de 2017

En el sitio web de Renata Roa, la autora habla sobre la relación cabello-emociones, y seguramente tiene todo el sentido para ti, porque, aun sin saber a ciencia cierta por qué, tu estado de ánimo está estrechamente ligado con pequeños (o grandes) arranques que te incitan a cambiarte el cabello ¡lo más que se pueda! 

En promedio las personas cambian 104 veces la apariencia del cabello a lo largo de su vida.

 

Hay gente que lo hace muchas más y otras menos, así se compensa este número, de acuerdo con la información de Renata.

La lectura emocional acerca de esta acción, aterriza principalmente en los apegos: es una forma de empezar desde cero y abrirte a nuevas cosas, “tratar de cortar recuerdos y tener mayor control de las cosas, porque en teoría el cabello corto da ese regalo pero irónicamente a veces es lo contrario”, es reconstruirte a ti misma por dentro y reflejarlo con tu físico, que además, un cambio radical siempre causará revuelo entre tus conocidos, así que también aborda un tema de atención y convivencia.

Esto es semiótica… Piénsalo como un personaje de película, ¡el primero que se te venga a la mente! ¿a poco no te da una probadita de lo que es él tan solo cuando ves su look? Tú también querrás proyectar a tu nueva “yo” mediante tu cabello.

 

Si estás decidida a hacer este cambio, solo recuerda estas dos cosas:

 

1.     No es tan grave, el cabello crece.

2.     Acude a un experto, porque tal cual lo comenta Renata: “A veces con el afán de hacer un cambio y sentirnos mejor, resulta que quedamos mal y eso enfatiza y profundiza más nuestras emociones negativas”. ¡No queremos más razones para llorar!

 

Si estás atravesando por esta etapa, te servirá mucho leer 5 razones para ser una soltera feliz.