¡No! La celulitis sí puede tratarse y aquí te decimos cómo prevenirla y disminuir su apariencia.

Por: Miryam Morales 26 de marzo de 2018

Las razones que la provocan van desde una mala alimentación, sedentarismo, problemas hormonales hasta la genética. ¿Es difícil luchar contra la piel de naranja? No te vamos a mentir: sí, sí lo es y el proceso es largo, pero no imposible. Así que sigue leyendo.

A grandes rasgos, la celulitis es grasa acumulada entre el músculo y la piel, e incluso, las mujeres más fit pueden padecerla, porque también es hereditaria; sin embargo, hoy en día está comprobado que es posible modificar tu destino genético. Mejora el tono muscular, al tiempo que reduces grasa mediante el ejercicio y una dieta rica en nutrientes –combinado con los siguientes tratamientos de belleza– y así estarás lista para lucir tu bikini.

CEPILLADO EN SECO (o body brushing)

¿PARA QUE SIRVE?

Es ideal para activar la circulación, eliminar las células muertas y reafirmar la piel.

 

¿QUÉ NECESITAS?

Un cepillo de cerdas suaves para el cuerpo.

¿CÓMO DEBES HACERLO? Cepilla tu cuerpo por las mañanas antes de bañarte. Inicia por las plantas de los pies y continúa con las piernas realizando movimientos circulares en dirección del corazón. En la parte del abdomen los movimientos van en sentido contrario al de las manecillas del reloj. Después cepilla suavemente la parte del pecho o, si prefieres, evita esa zona. No olvides las palmas de las manos, los brazos y la espalda. Este proceso dura entre tres y cin- co minutos –hacerlo por más tiempo ocasiona que la piel se irrite–. Hazlo todos los días y observa resultados en tres meses.