¡Por favor, estamos en el 2018!

Por: Jill Filipovic 8 de mayo de 2018

Hacia el final de la preparatoria, un grupo comunitario me otorgó una pequeña beca universitaria y envió una lista de los ganadores que incluía una pregunta: qué queríamos ser cuando creciéramos. Pensando en la mejor ruta para cambiar al mundo, enumeré "Senadora de los Estados Unidos". Un compañero de clase, del que me enamoré, vio el anuncio y, con una ceja levantada, me dijo: "¿Senadora? ¿No es un poco ambicioso?"

Tristemente, dejé de lado ese objetivo. Todavía pensaba que quizás algún día me presentaría en esa oficina, pero ahora sabía que no debía admitir que podría ser buena para eso.

El éxito femenino en el mundo más feminista de hoy es algo complicado. En la escuela, las niñas tienden a tener mejores resultados que los niños; el año pasado, las mujeres constituyeron el 56 por ciento de los estudiantes en los campus universitarios y obtuvieron el 57 por ciento de los títulos de maestría. Una encuesta realizada por el Boston Consulting Group descubrió que las mujeres son tan ambiciosas como los hombres al comienzo de sus carreras. Las mujeres alcanzan altas calificaciones, para títulos de postgrado.

Pero también sabemos que no ocultarse y mostrar el esfuerzo se ve a menudo como algo desagradable. Muchas mujeres son celebradas por tener éxito, pero es completamente diferente cuando las ven como buscadoras de poder, influencia o dinero. Ese proceso, que significa enfrentarse y competir con los hombres, es poco femenino, se ha llegado a decir eso.

Como resultado las mujeres internalizan esta predilección y se comportan con menos ambición. Según un estudio de MBA, las mujeres pedían un salario más bajo si sabían que los estudiantes varones estaban mirando. Sabemos que, al igual que los hombres dicen que aman a las mujeres ambiciosas, la realidad, confirmada por la investigación, es que los hombres rutinariamente esperan que las carreras de sus parejas pasen a segundo plano. Los jefes masculinos con esposas que se quedan en casa tienen menos probabilidades de promover a las mujeres, y las mujeres que buscan más dinero o autoridad en el trabajo tienen menos probabilidades que sus colegas masculinos de obtenerlas.

Sin duda, estos factores contribuyen a que algunas mujeres se vuelvan menos ambiciosas desde el exterior después de estar en algún trabajo, a ser menos propensas que los hombres en decir que quieren puestos de liderazgo.

Sigue la expectativa de que las mujeres sirvan a los demás primero, que nos ocupamos de los sentimientos, que alimentamos las ambiciones de los demás, que preparamos la cena y seamos las últimas en sentarnos a la mesa para comer. Un estudio de 2016 encontró que la mayoría de los estadounidenses aún creen que las mujeres deberían ser responsables de la mayoría de las tareas de limpieza, cocina, compra de alimentos y crianza de niños, incluso si tienen un trabajo de tiempo completo.

Afortunadamente, en la era de #MeToo, algunas expectativas de silencio femenino frente a la depredación sexual se están desmoronando. Pero la expectativa del servicio femenino permanece obstinadamente en su lugar. Quitarse el velo y mostrar el esfuerzo detrás de la fachada de éxito inconsciente se ve con demasiada frecuencia como algo desagradable.

La ambición, en las mujeres, sigue siendo sospechosa porque rompe esta expectativa de servir. Incluso los estereotipos de que las mujeres tienen relaciones sexuales con el jefe para un ascenso, aún dependen de una suposición predeterminada del poder masculino amplio y de mujeres que comercian el único activo inherente que tienen (acceso sexual).

 

Hemos descubierto cómo postularnos como #GirlBosses. Pero aún no hemos encontrado formas aceptables de expresar lo que para muchas de nosotras es una necesidad de dinero, de poder o de influencia, que no se ha correspondido y que no nos ha correspondido.

Como muchas de nosotras declaramos #MeToo y rompemos nuestro silencio sobre acoso y agresión sexual, la ambición es la próxima frontera. Ya estamos discutiendo sobre la búsqueda del poder, con actrices que inician las compañías de producción para crear roles decentes para las mujeres, y un número récord de votantes mujeres que se postulan para cargos políticos. Esto es progreso. Pero estas acciones también tienen matices de recato. Las mujeres insisten en que están creando caminos a través de los cuales otras mujeres podrían tener éxito o sus hijas pueden disfrutar de un futuro mejor.

Tal vez pronto, las mujeres podrán decir, descaradamente, "Quiero ser la mejor. Merezco más y lo mejor".