Fitness
 

Elige la disciplina que más vaya contigo

 
 

Elegir una actividad física es el primer paso para cumplir tus propósitos, cualquiera que esta sea estamos seguras que no solo tu cuerpo lo agradecerá, tu salud se verá 100% beneficiada.

Por: Michelle Prats 22 de marzo de 2017

Tu lado zen…


Con una vida tan acelerada como la que solemos llevar, practicar yoga para trabajar nuestra paz interior es una gran idea. Además de trabajar tu lado zen este deporte te ayudará a aliviar los dolores provocados por el estrés, como lo es: el dolor de espalda. Trabajarás cada grupo muscular, tonificándolos y aumentando su elasticidad con cada movimiento.


El yoga mejorará tu estado de ánimo, sabrás afrontar la vida de una manera más pacífica y todo lo que salga de tu boca estará en sintonía con lo que sientes. Las respiraciones y meditaciones serán grandes aliadas para fortalecer cuerpo, mente y espíritu.


La fuerza está de tu lado…


Un entrenamiento de fuerza es esencial para tener ese cuerpo que tanto deseas, así que te damos varias razones para decirle que sí a una disciplina como pilates.


Para empezar, un centro bien trabajado tiene muchos beneficios de por medio, uno de los más importantes es que evitarás lesiones, tendrás una mejor postura y te verás más estilizada.


Reducirás tus niveles de estrés y de ansiedad, mejorando tu estado de ánimo y bienestar. Sí, liberar endorfinas con esta o cualquier actividad física, te hará sentir más feliz.  


Tendrás mayor rango de movimiento.


¿Todavía no te decides por ninguna disciplina? No te preocupes, si estas dos no te hicieron brincar de emoción, Sports World tiene muchas más para encontrar el equilibrio y llevar un estilo de vida wellness.


 
 

WH - Comenta esta nota

 

Mar

22

No pierdas el ritmo de tu entrenamiento
“Vivimos en un sociedad perfeccionista en la que pensamos que hay que hacer todo o nada”, observa la psicóloga del ejercicio, la doctora Casey Cooper. “Faltar a un entrenamiento puede parecer un fracaso enorme, lo cual suele dificultar el regreso a la rutina”. Tomarte un tiempo de descanso también puede provocar que vuelvas a tu estado sedentario anterior. “Cuando intentas adaptarte a una nueva rutina, hacer una pequeña pausa puede empujarte a un patrón de comportamiento más cómodo y familiar”, opina Cooper. Para no salirte del camino, tu definición de entrenamiento debe ser más flexible. No todos deben ser sesiones largas, incluso 15 minutos de ejercicio aportan grandes beneficios.