Fitness
 

Alivia el dolor de tus bubis después del ejercicio

 
 

El ejercicio puede ser una verdadera tortura para… ¿las bubis?

Por: @womenshealthmx 24 de octubre de 2017

Sí, el dolor de senos es una de las principales razones por las que las mujeres cancelan un entrenamiento o no se ejercitan, señala un nuevo estudio publicado en el Journal of Physical Activity & Health.

Asegúrate de que las tuyas no te arrastren a la flojera con los consejos de Alyssa Dweck, doctora en medicina, obstetra/ginecóloga y coautora de V is for Vagina.

 

1/ ENCUENTRA, POR FIN, EL BRA PERFECTO

Debe ser cómodo, sí, pero necesitas que te dé soporte, en especial si tienes bubis grandes. Un bra deportivo con tirantes gruesos y rellenos de gel, existen opciones que prometen ambos beneficios.

 

2/ TRÁTALAS COMO UN MÚSCULO

Si tus chicas duelen después de un entrenamiento, masajéalas con los dedos para incrementar el flujo de sangre. O ponles hielo (sobre la camiseta, debajo de las axilas). Suena extraño, pero puede reducir la inflamación posterior al ejercicio.

 

3/ BÁJALE AL CONSUMO DE CAFEÍNA

¿En qué se relaciona el café con tu pecho? Pues bien, la cafeína puede provocar cambios quísticos en tus chicas, lo cual, aunque no te cause un daño, genera sensibilidad en ciertas mujeres. Mejor tómalo descafeinado durante una semana o dos para sentir alivio

 

3 variaciones de lagartija que llevarán tus tríceps a otro nivel.

 
 

WH - Comenta esta nota

 

Oct

23

Evita infecciones en el oído
Vamos a hablar un poco sucio: al usar audífonos intrauriculares el sudor puede acumularse en tu canal auditivo (en un lapso de 24 horas) y causarte una desagradable infección similar al oído de nadador. “La humedad crea un ambiente ideal para el florecimiento de las bacterias”, explica Eugene Chio, otorrinolaringólogo y profesor asistente en el Centro Médico Wexner de la Universidad Estatal de Ohio. Además de ser dolorosa y desagradable (suele ocasionar punzadas y secreción), la infección podría romper el tímpano. Dale un descanso a tu dispositivo electrónico una vez por semana, o prueba los audífonos de la vieja escuela. Y si experimentas la sensación de agua en tu oído, límpialo con unas cuantas gotas de alcohol líquido o con una secadora en el nivel de calor mínimo.