Fitness
 

3 maneras de utilizar una mini banda de resistencia, según expertos

 
 

Obtén el máximo rendimiento en tus entrenamientos.

Por: MARISSA GAINSBURG 6 de noviembre de 2017

Las mini bandas son una gran herramienta para tener en tu arsenal de equipo deportivo. Pueden ser un reto adicional a cualquier ejercicio y son totalmente portátiles. Pero, ¿cómo puedes sacar el máximo provecho de estas bandas elásticas compactas?

Aquí, los profesionales nos comparten sus trucos para maximizar sus resultados con esta pieza minimalista.

 

DOBLETEA

 

Debido a que las mini bandas agregan resistencia sin agregar peso, puedes usar varias al mismo tiempo. "Cualquier movimiento se vuelve infinitamente más difícil cuando desafías a la parte superior e inferior del cuerpo", dice Gaddour. Intenta colocar una banda alrededor de tus muñecas y una justo encima o debajo de las rodillas (o tobillos) para los osos (caminar en cuatro puntos) y los bird-dogs (se extiende el brazo opuesto a la pierna desde la posición de mesa).

 

MANTÉN LA TENSIÓN

 

Cuando hagas trabajo lateral, es decir, caminar con la banda lateral, coloca los pies separados al menos a la altura de los hombros, o tan anchos como sea necesario para mantener la banda tensa. "La gente suele juntar los pies entre pasos, pero eso no solo hace que la banda se caiga, sino que también quita la tensión de los glúteos, lo que reduce el efecto", explica Bruno.

 

AUMENTAR VELOCIDAD

 

Para ejercicios explosivos como dumping jacks o planchas, usa una banda de tensión ligera alrededor de los tobillos. "El objetivo no es agregar tanta resistencia que limite tu rango de movimiento", dice Gaddour. "Lo único que quieres es suficiente reto, que te canses en la mitad del número de repeticiones". La colocación del tobillo, por cierto, ayuda a la banda a mantenerse en posición durante los movimientos rápidos.

 

Agrega esta variación a tus mountain climbers para más resultados. 

 
 

WH - Comenta esta nota

 

Nov

03

Haz esperar a tus antojos
La próxima vez que tengas un antojo, autoconvéncete de que puedes comerlo… más tarde. Una investigación demostró que cuando voluntarios pospusieron sus snacks, ingirieron menos que quienes sucumbieron ante la tentación de inmediato, y menos en el transcurso de una semana en comparación con aquellos que se negaron el gusto. Retrasar un poco te permite controlar tu deseo, afirma Nicole Mead, especialista de la Facultad de Economía y Finanzas en Portugal. Y posponer es mejor que negar. Eres más propensa a excederte si te sientes privada de algo.