Elige tu deporte y no lo dejes

Publicado el día 07 de Noviembre del 2017, Por Ágata Székely

Cuando piensas en ejercicio, ¿lo concibes como algo que “debes” hacer, o como un regalo que no puedes esperar para abrir?

Si algo se siente como una carga, solemos posponerlo o, tarde o temprano, buscamos cualquier excusa para no hacerlo. Y si es tan difícil hacerlo un solo día, más complicado aún es que se vuelva un hábito permanente.

Y aquí es donde otro malentendido común se hace presente: el asunto de que te hace falta más “fuerza de voluntad”. Si necesitas tanta determinación para una actividad,es que esta es algo no precisamente agradable para ti, explica Segar. Los estudios muestran, además, que la fuerza de voluntad es finita (es decir, se acaba). Una investigación realizada con personas a dieta y publicada en Psychological Science mostró que usar el autocontrol en una determinada situación puede desgastarlo para una situación futura. Si pasas todo el día resistiéndote a una galleta, puede ser que entrada la noche ya no tengas fuerzas para no sucumbir ante una pizza. Pero nadie necesita voluntad para recibir regalos, ¿cierto?

Ahora bien, ¿cómo logramos sentir que un movimiento determinado es un regalo? Fácil: eligiéndolo conscientemente. La teoría de la autodeterminación muestra que cuando decides algo de manera autónoma, escoges cosas que son significativas y se sienten bien para ti y es más factible que te mantengas haciéndolas a largo plazo, comparadas con aquellas tareas que consideras como una obligación.

Una investigación publicada en Medicine & Science in Sports & Exercise mostró que hacer lo que disfrutas es el mejor motivador para una actividad física sostenida que ejercitarte solo porque “debes”. Los científicos de la Universidad de Lisboa, Portugal, encontraron que las personas que elegían un ejercicio que disfrutaban eran las que mantenían su compromiso con la actividad y bajaban de peso por hasta tres años después.