Nutrición y Control de Peso
 

Infusión de jengibre, miel y limón

 
 

Es hora de disfrutar en una infusión algunos de los tantos beneficios que aporta el jengibre, una raíz que cada vez forma parte de más recetas tanto sólidas como líquidas, gracias a la efectividad de sus propiedades.

Por: @piyoli_frescoysano 3 de diciembre de 2016

El particular sabor de esta raíz y la larga lista de beneficios para tu cuerpo, la vuelven una gran opción en tu vida diaria… ya sea que estés resfriada, quieras reforzar tus defensas o simplemente  disfrutar de una infusión rica, sencilla y súper natural.

En esta ocasión Piyoli nos compartió una efectiva infusión para disminuir los síntomas de gripe o resfriado, ayudar a bajar la fiebre y descongestionar eliminando la presión del pecho por mucosidad… 

¿Quieres más beneficios? También estarás cuidando tu salud femenina, lee El jengibre es bueno para tus ovarios

Ingredientes para la infusión de jengibre:

75 g. de jengibre.

50 ml. de miel de abeja.

3 limones.

1 litro de agua. 

Preparación de la infusión de jengibre:

Lava y desinfecta el jengibre, con ayuda de una cuchara pequeña utiliza la punta y pásala por el jengibre raspando la piel, hasta retirar toda la cáscara. 

Exprime los limones. 

En un vaso de licuadora agrega el agua, la miel, el jengibre y el jugo de limón, licualo hasta deshacer las fibras del jengibre. 

Cuela la preparación y ponla a hervir…

Ahora sí, disfruta en tu taza esta deliciosa infusión de jengibre, miel y limón, un potente antiinflamatorio y analgésico. También puedes aprovechar los ingredientes para preparar agua para desinflamar el abdomen y tomarla durante el día. 

 
 

WH - Comenta esta nota

 

Mar

22

No pierdas el ritmo de tu entrenamiento
“Vivimos en un sociedad perfeccionista en la que pensamos que hay que hacer todo o nada”, observa la psicóloga del ejercicio, la doctora Casey Cooper. “Faltar a un entrenamiento puede parecer un fracaso enorme, lo cual suele dificultar el regreso a la rutina”. Tomarte un tiempo de descanso también puede provocar que vuelvas a tu estado sedentario anterior. “Cuando intentas adaptarte a una nueva rutina, hacer una pequeña pausa puede empujarte a un patrón de comportamiento más cómodo y familiar”, opina Cooper. Para no salirte del camino, tu definición de entrenamiento debe ser más flexible. No todos deben ser sesiones largas, incluso 15 minutos de ejercicio aportan grandes beneficios.