Tengo que estar respetuosamente en desacuerdo con Marilyn en cuanto a que "los diamantes son el mejor amigo de una mujer". Porque el chocolate ha sido para mi un amigo más fiel de lo que los diamantes alguna vez lo han sido.

Por: JESSIE VAN AMBURG 12 de febrero de 2018

Si sientes lo mismo, entonces sabes que tener un suministro de chocolate disponible en todo momento es esencial. Y esos momentos en los que no tienes chocolate ... es horrible.

Es por eso que amo estas golosinas ultra oscuras y saladas.

Si no sabes cómo hacer trufas, esta es la receta para ti.

Son fáciles, con solo un puñado de ingredientes y cero cocción requerida. (De acuerdo, un poco en el microondas, pero eso realmente no cuenta.) Entonces, cuando ocurre una emergencia de chocolate, puedes rápidamente y fácilmente batir estos para satisfacer tu antojo.

La única parte difícil es en realidad dar forma a las trufas.

Puede ponerse súper desordenado cuando la mezcla de chocolate frío entra en contacto con las manos. Deberás tener muchas  servilletas cerca, a menos que quieras dejar huellas de chocolate donde quiera que vayas.

Como beneficio adicional, cada trufa solo tiene dos gramos de azúcar, cuatro gramos de carbohidratos y 73 calorías.

Para que puedas disfrutar de un snack súper rico sin tener que arruinar tus objetivos de alimentación saludable.

Preparación:

1. Combina 4 oz de chocolate negro picado, 1/4 taza más 2 cucharadas de leche de coco enlatada y 1 cucharada de aceite de coco en un recipiente mediano apto para microondas.

Hornéalas en el microondas por intervalos de 15 segundos, revolviendo hasta que se derrita y suavice.

2. Agrega 2 cucharaditas de vainilla y 1/2 cucharadita de sal marina fina. Cubre el recipiente y refrigera durante aproximadamente 1 hora, o hasta que esté firme.

3. Coloca los toppings en recipientes individuales y poco profundos (como coco rallado, chispas, o cacao en polvo).

4. Enrolla 1 cucharadita de la mezcla de chocolate frío entre tus manos para formar una bolita. Mete la bola en el tazón de coco y revuelve hasta que esté completamente cubierto.

Déjalo a un lado en una tabla para cortar o un plato y repite con el resto de la mezcla.

5. Almacena en un recipiente hermético en el refrigerador.