Salud
 

¿Puede engordarte el matrimonio?

 
 

Tiene algo de verdad el rumor de que las personas suben de peso en cuanto dan el sí.

14 de abril de 2015

Un estudio realizado por la Universidad de Carolina del Norte, en EUA, encontró que las parejas casadas son dos veces más propensas a ser obesas que aquellas que sólo están saliendo. Las personas que están en una relación legal se sienten menos presionadas por mantenerse en forma debido a que ya no intentan atraer a sus parejas, apunta Debby Herbenick, autora de Because It Feels Good. Pero la obesidad tiene un efecto no muy placentero dentro de la vida sexual: si estás preocupada sobre cómo luce tu estómago o tus piernas, es más difícil que te relajes durante el sexo, lo cual es crucial para tener un orgasmo, concluye Debby. Los estudios demuestran que las parejas que se ejercitan juntas pierden más peso, así que toma a tu novio y pasen un rato en el gimnasio.

 
 

WH - Comenta esta nota

 

Mar

22

No pierdas el ritmo de tu entrenamiento
“Vivimos en un sociedad perfeccionista en la que pensamos que hay que hacer todo o nada”, observa la psicóloga del ejercicio, la doctora Casey Cooper. “Faltar a un entrenamiento puede parecer un fracaso enorme, lo cual suele dificultar el regreso a la rutina”. Tomarte un tiempo de descanso también puede provocar que vuelvas a tu estado sedentario anterior. “Cuando intentas adaptarte a una nueva rutina, hacer una pequeña pausa puede empujarte a un patrón de comportamiento más cómodo y familiar”, opina Cooper. Para no salirte del camino, tu definición de entrenamiento debe ser más flexible. No todos deben ser sesiones largas, incluso 15 minutos de ejercicio aportan grandes beneficios.