Salud
 

Beneficios de la ventosaterapia

 
 

Conoce los grandes beneficios por los que a través de los años, ha permanecido esta milenaria técnica y hoy está en el cuerpo de los más grandes deportistas del mundo.

Por: @womenshealthmx 25 de noviembre de 2016

La ventosaterapia se utiliza con fines terapéuticos para acelerar la recuperación física, evitar que el cuerpo sea atacado por un tipo de célula que ataca al cuerpo progresivamente, mejora tu sistema inmunológico  y consiste en colocar vasos de vidrio calientes que succionan la piel. A continuación te compartimos una lista de beneficios que, de acuerdo con la filosofía oriental, son una maravilla.

- Es un relajante muscular.

- Incrementa el flujo sanguíneo y evita coágulos.

- Libera la energía bloqueada.

- Drena las toxinas.

- Regula el sistema nervioso, calma el estrés y la ansiedad.

- Restablece la circulación de la energía corporal.

- Estimula el metabolismo y aumenta las defensas.

- Es un potente analgésico sin dañar el organismo como los residuos de los medicamentos.

¿Cómo y quién hace la ventasoterapia?

Un acupunturista es el que lleva a cabo el método de la ventasoterapia y, para que no te asustes la primera vez que lo intentes, te explicamos a grandes rasgos cómo se hace… Se remojan algodones en alcohol, se encienden dentro de un recipiente de vidrio (tipo taza o vaso), enseguida se colocan sobre alguna parte estratégica de tu cuerpo, al sellarse la piel con el vidrio, se enfría por dentro y la epidermis se contrae, esto dejará marcas pero no te preocupes, desaparecerán en poco tiempo.

Para complementar, conoce más sobre la acupuntura y sus beneficios.

 
 

WH - Comenta esta nota

 

Oct

26

La vitamina de la juventud
La vitamina E hace frente a las arrugas y te ayuda a lucir más joven gracias a su acción antioxidante, que protege la piel de los radicales libres causantes del envejecimiento. Esta vitamina es el mejor aliado de la belleza ya que se traduce como un retardador del declive de las células. Alimentos en los que recibirás vitamina E: aceites vegetales de maíz como girasol y cártamo; nueces como almendras y cacahuates; semillas como las de girasol; espinacas y brócoli; cereales.