Salud
 

Ataca la acidez estomacal

 
 

La acidez estomacal normalmente ocurre después de comer, aunque puede suceder durante la noche. El dolor suele empeorar al acostarse o agacharse.

Por: @womenshealthmx 9 de diciembre de 2016

La acidez estomacal ocasional es algo común, así que ¡no te alarmes! las molestias pueden controlarse. Sin embargo, si es frecuente e interfiere con tu rutina diaria puede ser síntoma de algo más grave. 

Sigue estos tips para atacar la acidez estomacal:

Mantén un peso sano

Los kilos en exceso ejercen presión sobre el abdomen y empujan el estómago, lo que ocasiona que el ácido regrese al esófago.

Evita usar ropa apretada

La ropa que aprieta alrededor de la cintura ejerce presión sobre el abdomen.

Evita alimentos y bebidas que intensifiquen la acidez

Como por ejemplo, la grasa o la comida frita, las salsas a base de tomate, el alcohol, el chocolate, la menta, el ajo, la cebolla y la cafeína ya que pueden empeorar la acidez estomacal. Evita los alimentos que te desencadenan acidez. 

Ingiere comidas más pequeñas

Evita comer en exceso e ingiere comidas de menor cantidad.

No te acuestes después de comer

Espera por lo menos 3 horas antes de recostarte o de ir a dormir.

Eleva la cabecera de la cama

Si con regularidad tienes acidez estomacal por la noche o mientras intentas dormir, aprovecha la gravedad. Coloca trozos de madera o ladrillos de cemento bajo las patas de la cama, a fin de que el extremo de la cabecera se eleve unos 15 a 23 cm. Si no fuera posible elevar la cama, coloca una cuña entre el colchón y la base para elevar el cuerpo desde la cintura.

Intenta ocasionalmente con antiácidos de venta libre

Estos productos pueden neutralizar temporalmente el ácido del estómago y aliviar la acidez estomacal. El consumo prolongado de antiácidos que contienen magnesio puede producir diarrea, y los productos a base de calcio o aluminio pueden conducir a estreñimiento. Recuerda no excederte. 

 
 

WH - Comenta esta nota

 

Mar

22

No pierdas el ritmo de tu entrenamiento
“Vivimos en un sociedad perfeccionista en la que pensamos que hay que hacer todo o nada”, observa la psicóloga del ejercicio, la doctora Casey Cooper. “Faltar a un entrenamiento puede parecer un fracaso enorme, lo cual suele dificultar el regreso a la rutina”. Tomarte un tiempo de descanso también puede provocar que vuelvas a tu estado sedentario anterior. “Cuando intentas adaptarte a una nueva rutina, hacer una pequeña pausa puede empujarte a un patrón de comportamiento más cómodo y familiar”, opina Cooper. Para no salirte del camino, tu definición de entrenamiento debe ser más flexible. No todos deben ser sesiones largas, incluso 15 minutos de ejercicio aportan grandes beneficios.