Salud
 

¿Cuándo sí y cuándo no hacer una dieta?

 
 

¡Estar saludable y delgada no es lo mismo! El metabolismo comprende toda la serie de cambios que ocurren durante el tiempo que pasa entre que te comes una manzana y esta se transforma en energía, y lo mantendrá en su memoria aunque tú lo hayas olvidado.

Por: Fernanda López 10 de enero de 2017

Normalmente buscarás hacer una dieta si lo que deseas es bajar unos cuantos kilos, sin embargo, la nutrióloga Diana Castellanos, nos dijo lo siguiente: “Lo ideal es elegir un plan de alimentación que se adapte a tus necesidades y requerimientos así como una base de nutrientes que te cubra por completo para el estilo de vida que tengas. Por ejemplo, si haces mucho ejercicio necesitarás un plan con hidratos de carbono de buena calidad para durar más tiempo activo, un plan sin este grupo puede causar dolores de cabeza o descompensaciones importantes, lo ideal es formar hábitos que te ayuden a realizar tus tareas diarias sin hacerte sentir mal o con hambre.

Te va a interesar leer los mitos de las dietas

Además nos compartió los errores más comunes que comete la gente en sus hábitos alimenticios en su vida diaria o en una dieta:

•  Eliminar grupos de alimentos sin asesoría.

•   No tomar suficiente agua.

•   Beberse las calorías.

•   No comer suficiente (en especial las mujeres) lo que causa un estrés metabólico y empiezas a acumular más grasa.

Ahora que ya sabes cuándo sí y cuándo no hacer una dietalogra un mejor abdomen con esta rutina  y presta atención a los términos que recopilamos para ti… Si te identificas con alguno, puede ser que lo sano se esté convirtiendo en obsesión

 
 

WH - Comenta esta nota

 

Mar

22

No pierdas el ritmo de tu entrenamiento
“Vivimos en un sociedad perfeccionista en la que pensamos que hay que hacer todo o nada”, observa la psicóloga del ejercicio, la doctora Casey Cooper. “Faltar a un entrenamiento puede parecer un fracaso enorme, lo cual suele dificultar el regreso a la rutina”. Tomarte un tiempo de descanso también puede provocar que vuelvas a tu estado sedentario anterior. “Cuando intentas adaptarte a una nueva rutina, hacer una pequeña pausa puede empujarte a un patrón de comportamiento más cómodo y familiar”, opina Cooper. Para no salirte del camino, tu definición de entrenamiento debe ser más flexible. No todos deben ser sesiones largas, incluso 15 minutos de ejercicio aportan grandes beneficios.