Salud
 

Enfermedades por no dormir

 
 

“Dormir es bueno, te olvidas de todo por un rato”.

Por: Fernanda López 18 de enero de 2017

La alteración del sueño es un problema que ha incrementado en los últimos años a un nivel que no debe pasarse por alto, conoce la información que nos proporcionó el Dr. Sergio Hernández Gutiérrez, Fundador y Director del Centro de Nutrición y Medicina Funcional (CNMF).

Desde 1999 se han incrementado un 29% las consultas médicas relacionadas a alteraciones en el sueño.

¿Identificas en tu vida alguna de las siguientes enfermedades o condiciones? Puedes debérselo a la no dormir:

-    Diabetes.

-    Hiperlipidemias (colesterol o triglicéridos elevados).

-    Enfermedades cardiovasculares, sobrepeso u obesidad.

-    Dificultad para tener tu peso óptimo.

-    Cansancio durante el día y ojeras / roncar por las noches.

-    Falta de concentración, pérdida de memoria, depresión.

-    Dolor de cabeza frecuente.

Existe un aumento del 293% en las prescripciones de medicamentos relacionados a tratar esta alteración.

Formas de ayudar a tu organismo a tener un gran impacto positivo en tus horas de sueño:

-    Integra vitaminas A, D, B12 y ácido fólico en tu alimentación diaria.

-    Disminuye la cantidad de grasa saturada y carbohidratos, ya que estas últimas pueden generar la presencia de sueño interrumpido y tardas más en conciliarlo.

El 80% de personas con alteraciones en el sueño ni siquiera tiene un diagnóstico y mucho menos cuentan con tratamiento para poder dormir.

Encuentra más recomendaciones para mejorar tu sueño con las que verás un cambio rápido en tu vida y desempeño diario.

 

 
 

WH - Comenta esta nota

 

Mar

22

No pierdas el ritmo de tu entrenamiento
“Vivimos en un sociedad perfeccionista en la que pensamos que hay que hacer todo o nada”, observa la psicóloga del ejercicio, la doctora Casey Cooper. “Faltar a un entrenamiento puede parecer un fracaso enorme, lo cual suele dificultar el regreso a la rutina”. Tomarte un tiempo de descanso también puede provocar que vuelvas a tu estado sedentario anterior. “Cuando intentas adaptarte a una nueva rutina, hacer una pequeña pausa puede empujarte a un patrón de comportamiento más cómodo y familiar”, opina Cooper. Para no salirte del camino, tu definición de entrenamiento debe ser más flexible. No todos deben ser sesiones largas, incluso 15 minutos de ejercicio aportan grandes beneficios.