Cuando te despiertas tu cuerpo no tiene combustible. Ya han pasado de siete a nueve horas desde que comiste. Tus niveles de insulina bajaron, las reservas de proteína están vacías y tus músculos requieren de nutrición de manera desesperada.

Por: @womenshealth 16 de febrero de 2017

Tu organismo necesita comida para restablecer su balance. “La mayoría de tus calorías debería provenir del desayuno”, dice el experto en nutrición David Grotto, ex vocero nacional de la Asociación Dietética de EUA.

“Cuando cargas las calorías por la mañana, bajas de peso, y lo mantienes así”. Si te saltas el desayuno, disminuyes la intensidad de tu metabolismo, ocasionas que tus músculos necesiten energía y comes la mayor parte de las calorías más tarde durante el día. Es por esto que saltarte el alimento matutino eleva tu riesgo de obesidad en razón de 450%.

TIP: Come entre 30 y 35% de tus calorías totales en la mañana.

 

El mejor desayuno combina las proteínas y granos enteros con vegetales y grasas saludables. 

 

Prepara un rico smoothie fresa-kiwi  y empieza el día con una sonrisa, o si prefieres, una deliciosa avena... te damos 4 recetas de avena para el desayuno, elige la que más te guste