Salud
 

Consejos para tener una mejor noche de sueño

 
 

Cuando estás completamente agotada, incluso las labores rutinarias parecen titánicas, y nada genera más estrés que sentirte exhausta y agobiada. Mejora tu sueño con estas prácticas.

Por: @womenshealthmx 18 de marzo de 2017

Ve la luz

 

A los cinco minutos de haber despertado, intenta exponerte hasta por 30 minutos a la luz solar para decir a tu cerebro “ya amaneció”, recomienda la doctora en medicina Clete Kushida. Después, a lo largo del día, pasa más tiempo en lugares soleados: un estudio descubrió que las oficinistas a las que les daba la luz solar durante el día dormían un promedio de 46 minutos más por noche que las que no les pegaba la luz.

Haz ejercicio por la mañana

 

Los entrenamientos matutinos no solo reducen los niveles de cortisol hasta por 12 horas, sino que una nueva investigación demostró que quienes hacen 30 minutos de cardio moderado por la mañana se duermen más rápido, por más tiempo y tienen hasta 75% más de sueño profundo que quienes se ejercitan por la tarde. 

Trabaja tu abdomen con estos 6 ejercicios para marcar tus oblicuos.

Practica yoga

Esta disciplina es útil a cualquier hora. El yoga es ideal para quienes desean reducir sus índices de estrés, los estudios revelan que los yoguis que se disciplinan con su práctica tienen una mejor calidad de sueño.

Cena carbohidratos

El incremento de insulina que te da cuando comes arroz integral, ñames o pasta te ayudan a quedarte dormida más rápidamente, esto de acuerdo con una investigación publicada en el diario Cell. Intenta ingerir de 15 a 20 gramos durante la cena, más o menos equivalente a media taza de quinoa o de espagueti integral. 

¿No puedes dormir? hay actividades que pueden ayudarte o no a dormir, conócelas. 

 

 
 

WH - Comenta esta nota

 

Mar

22

No pierdas el ritmo de tu entrenamiento
“Vivimos en un sociedad perfeccionista en la que pensamos que hay que hacer todo o nada”, observa la psicóloga del ejercicio, la doctora Casey Cooper. “Faltar a un entrenamiento puede parecer un fracaso enorme, lo cual suele dificultar el regreso a la rutina”. Tomarte un tiempo de descanso también puede provocar que vuelvas a tu estado sedentario anterior. “Cuando intentas adaptarte a una nueva rutina, hacer una pequeña pausa puede empujarte a un patrón de comportamiento más cómodo y familiar”, opina Cooper. Para no salirte del camino, tu definición de entrenamiento debe ser más flexible. No todos deben ser sesiones largas, incluso 15 minutos de ejercicio aportan grandes beneficios.