Salud
 

Un sueño reparador

 
 

Intentar superar el día después de una mala noche es algo bastante pesado. Pero cuando se acumulan las horas de insomnio, todo se vuelve completamente riesgoso para tu salud.

Por: @womenshealthmx 20 de marzo de 2017

Investigaciones han reportado que las chicas que se privan del sueño padecen significativamente más estrés, ansiedad y enojo que los hombres cansados. Cuando ellos no duermen, su testosterona ayuda a limitar el efecto de las hormonas del estrés. Las mujeres no producen suficiente de esta hormona para contrarrestar el exceso de cortisol. 

Testosterona ¿tema de hombres? no del todo, las mujeres tenemos testosterona.

Apaga la luz

 

Una investigación de la Universidad de Harvard demostró que la luz de la computadora, tableta y celular suprimen la melatonina. Si no puedes perderte un episodio de Vikings antes de dormir, reduce el brillo de la pantalla al menor valor posible. 

Pon una canción para dormir

 

Aquellas personas que no logran pegar la pestaña pueden optar por escuchar música. Los estudios sugieren que escuchar música calmante ayuda a relajarte. Prepara para dormir, prueba con piezas que tengan un ritmo continuo de 60 beats por minuto, las cuales se sincronizan con tu ritmo cardiaco en descanso

 

 

¿Demasiados pensamientos?

 

Si no quieres pasar todo el tiempo acostada pensando en tus preocupaciones, toma pluma y papel unas horas antes de acostarte cada noche y anota tus pendientes o quehaceres. “Cuando te enfrentas a aquello que te preocupa, lo eliminas de tu lista mental”, dice la doctora en medicina Clete Kushida. 

Lleva un control de sueño

 

Los aparatos de registro de sueño utilizan sensores para medir hasta tus más sutiles periodos de insomnio a lo largo de la noche, además de que detectan cuánto tiempo y qué tan bien duermes

Te compartimos otros consejos para tener una mejor noche de sueño.

 
 

WH - Comenta esta nota

 

Mar

22

No pierdas el ritmo de tu entrenamiento
“Vivimos en un sociedad perfeccionista en la que pensamos que hay que hacer todo o nada”, observa la psicóloga del ejercicio, la doctora Casey Cooper. “Faltar a un entrenamiento puede parecer un fracaso enorme, lo cual suele dificultar el regreso a la rutina”. Tomarte un tiempo de descanso también puede provocar que vuelvas a tu estado sedentario anterior. “Cuando intentas adaptarte a una nueva rutina, hacer una pequeña pausa puede empujarte a un patrón de comportamiento más cómodo y familiar”, opina Cooper. Para no salirte del camino, tu definición de entrenamiento debe ser más flexible. No todos deben ser sesiones largas, incluso 15 minutos de ejercicio aportan grandes beneficios.