Salud
 

Pros y contras de mascar chicle para combatir los antojos

 
 

Cuando los antojos de media mañana atacan y te encuentras en medio de una batalla, entre una bolsa de pretzels y un pedazo de chicle. Si te propones bajar de peso, seguramente elegirás la goma de mascar, metiendo la bolsa de pretzels al cajón.

Por: Elizabeth Bacharach 23 de marzo de 2017

Pero mantener tu boca ocupada con un pedazo de chicle, ¿realmente te puede ayudar a bajar de peso?

 

PROS

Mascar chicle puede ser de gran ayuda si lo que quieres es modificar un comportamiento, dice Susan Bowerman, directora de investigación y desarrollo en Herbalife.

Por ejemplo, si eres de las que come por estrés o ansiedad, preferir la goma de mascar para calmarte sin necesidad de esas calorías extras, es buena idea. Bowerman comenta que el simple hecho de masticar y tener la boca ocupada es tranquilizante para varias personas.  De la misma manera, si después de comer tienes antojo de algo dulce, elegir un chicle en lugar de un postre puede ahorrarte varias calorías. Además, la goma de mascar después de tu comida, funciona como una señal para decirle a tu organismo que no necesita comer más. 

 

CONTRAS

 

Mientras la idea de preferir la goma de mascar en lugar del postre suena fácil, los endulzantes artificiales del chicle te podrían llevar a consumir más calorías durante el día, dice Lisa DeFazio. El endulzante como el aspartame, le da ese sabor dulce a tus papilas gustativas, por lo que tu cuerpo se prepara para recibir carbohidratos y calorías. Pero el chicle, al ser libre de calorías deja a tu estómago vacío y con antojo de algo dulce.

Por otro lado, masticar chicle con azúcar y calorías aumenta tu nivel de azúcares en la sangre y puede reducir tus antojos, nos comenta DeFazio. Ahora,  elegir uno que tenga seis gramos de azúcar por porción no es la mejor idea para mantener la figura o para tus dientes, así que lo dejamos a tu criterio.

Otro contra, es que los endulzantes de la goma de mascar pueden provocar gases, inflamación y diarrea. Sabemos que estos síntomas no afectan directamente tus objetivos de perder peso, pero pueden hacerlo más difícil haciéndote sentir incómoda y enferma.

Ahora que sabes esto, la siguiente vez que tengas que elegir entre una goma de mascar y algún snack, pregúntate si realmente estás hambrienta, aburrida o estresada.

Si estás hambrienta, no optes por el chicle, DeFazio recomienda que mejor comas un snack saludable como una manzana, zanahoria con hummus, o frambuesas: ideales para satisfacer tu antojo de dulce.

Si tu caso es que estás aburrida o estresada, entonces la elección es tuya. Si el chicle te deja con antojo dulce o malestar, intenta tomar agua mineral con un twist de naranja o limón.

¿La tentación de comer es por estrés? toma un descanso y camina un poco o escucha música para relajarte. 

 
 

WH - Comenta esta nota

 

Mar

22

No pierdas el ritmo de tu entrenamiento
“Vivimos en un sociedad perfeccionista en la que pensamos que hay que hacer todo o nada”, observa la psicóloga del ejercicio, la doctora Casey Cooper. “Faltar a un entrenamiento puede parecer un fracaso enorme, lo cual suele dificultar el regreso a la rutina”. Tomarte un tiempo de descanso también puede provocar que vuelvas a tu estado sedentario anterior. “Cuando intentas adaptarte a una nueva rutina, hacer una pequeña pausa puede empujarte a un patrón de comportamiento más cómodo y familiar”, opina Cooper. Para no salirte del camino, tu definición de entrenamiento debe ser más flexible. No todos deben ser sesiones largas, incluso 15 minutos de ejercicio aportan grandes beneficios.