Salud
 

La alimentación para un embarazo sano

 
 

El embarazo es la prueba de fuego para tus hábitos alimenticios de toda la vida, pues no es tarea fácil hacerte cargo de tu nutrición y la de un nuevo ser y, al mismo tiempo, evaluar tu peso y lo que necesitarás para sentirte en plena armonía contigo misma.

Por: @womenshealthmx 29 de marzo de 2017

Si en esta o alguna otra etapa de tu vida, decides que ha llegado el momento de ser mamá, la siguiente información que nos compartió Diana Castellanos, nutrióloga especializada y fundadora del blog Nut and Food, te será súper útil, así que mantenla a la mano.

¿Qué necesitas consumir para estar sana al embarazarte?

Alimentos altos en vitamina C, en hierro y en ácido fólico.

¿Qué antojos sí puedes permitirte?

Tu alimentación puede cambiar por la percepción que tengas de los olores y la respuesta de tu cuerpo hacia ellos, no importa que haya sido tu comida favorita un día, o todo lo contrario, existe la posibilidad de que pronto sientas la urgencia de ingerir un alimento que jamás te había vuelto loca de felicidad.

 

Cifras del INEGI: En 2015, se registraron 2,353,596 nacimientos.

¿Comer para extender tu fertilidad?, Alimentos profertilidad que debes comer.

Protagonistas en tus antojos:

            •           Productos dulces.

            •           Lácteos.

           •           Alimentos ya preparados.

Esta información publicada por Diana, te interesará muchísimo: “Una mujer que tiene pica en el embarazo (consumo de tierra, arcilla, almidón, papel, hielo), puede estar asociada a una malnutrición o una deficiencia esencial como el calcio o el hierro, provocando una ingestión de sustancias no nutritivas”.

Disfruta cada etapa de tu vida y, lo más importante, vívela sana y bajo tus propias decisiones. ¡Te queremos saludable y feliz, siempre!

Disfruta del ejercicio y sus beneficios durante el embarazo, consejos para hacer ejercicio durante el embarazo.

 
 

WH - Comenta esta nota

 

Mar

22

No pierdas el ritmo de tu entrenamiento
“Vivimos en un sociedad perfeccionista en la que pensamos que hay que hacer todo o nada”, observa la psicóloga del ejercicio, la doctora Casey Cooper. “Faltar a un entrenamiento puede parecer un fracaso enorme, lo cual suele dificultar el regreso a la rutina”. Tomarte un tiempo de descanso también puede provocar que vuelvas a tu estado sedentario anterior. “Cuando intentas adaptarte a una nueva rutina, hacer una pequeña pausa puede empujarte a un patrón de comportamiento más cómodo y familiar”, opina Cooper. Para no salirte del camino, tu definición de entrenamiento debe ser más flexible. No todos deben ser sesiones largas, incluso 15 minutos de ejercicio aportan grandes beneficios.