Salud
 

¿Qué hay en el agua de la llave?

 
 

Así como cuidas lo que comes, debes cuidar lo que tomas.

Por: @womenshealthmx 1 de julio de 2017

El agua de la llave puede tener ciertos elementos nocivos para la salud, es por eso que te damos una lista de los más comunes para que elijas el mejor filtro.

Es probable que haya químicos peligrosos paseándose en el agua que bebes, y una investigación advierte que es posible que el filtro que utilizas no los elimine. “Revisa el reporte anual de agua de tu ciudad y elige filtros certificados para la remoción de contaminantes”, sugiere Cheryl Luptowski, experta en seguridad del hogar para NSF International.

Los elementos agresivos más comunes son:

 

Arsénico

Altas cantidades del mismo en el agua provocan daño pulmonar semejante al generado tras décadas de fumar tabaco; exponerse a cantidades moderadas afecta la función pulmonar.

Cobre

Este material se usa en la tubería del agua y provoca la formación de piedras o placas de beta amiloide, una proteína que parece generar cambios en el cerebro asociados con el Alzheimer.

Cloro

Mata las bacterias, pero el agua tratada con este químico puede combinarse con materia orgánica como vegetación en descomposición y formar trihalometano, un carcinógeno si se ingiere en altos niveles.

Plomo

Este metal se adhiere al agua cuando esta viaja por la tubería (en especial en la de casas construidas antes de 1950), arriesgándote de manera potencial a padecer presión arterial alta y problemas renales

 

Conoce estas 5 señales que indican que tu cuerpo necesita más agua

 
 

WH - Comenta esta nota

 

Jun

29

Una competencia sana
Aunque los expertos aseguran que la competitividad es una característica biológica que se desarrolló en los seres humanos con la necesidad básica de supervivencia, hoy en día la competencia en el deporte se aprovecha como un excelente incentivo extrínseco, es decir, un elemento clave para la motivación que se incrementa, claro, cuando ganas. Sin embargo, el doctor Sander van der Linden, psicólogo en la Universidad Princeton, asegura que los incentivos externos tienen la desventaja de opacar los intrínsecos (hacer ejercicio para mantener la salud, por bienestar emocional o compartir tiempo con tu pareja y amigos), debido a que en los segundos no hay una recompensa palpable. Esto es una lástima, en especial porque las investigaciones en psicología sugieren que los comportamientos con motivación intrínseca tienen mayor probabilidad de mantenerse a largo plazo. Recuerda que la contienda no debe ser el único factor que determine tu actividad física: ¡haz lo correcto por las razones correctas!