Salud
 

Diferencia entre probióticos y prebióticos

 
 

A veces lees “probióticos” y otras encuentras una letra diferente… No, no es un dedazo y no es lo mismo, aunque claro que tiene que ver una cosa con la otra. Es hora de salir de dudas.

Por: @womenshealthmx 5 de julio de 2017

Si cada vez que tratas de ser un poco más saludable terminas súper confundida sobre los términos y lo que es bueno y malo para tu cuerpo, tranquila, esta vez sí te quedará más que claro.

Probióticos

Hablemos de bacterias…  Los probióticos son bacterias que viven en tu cuerpo pero del “equipo bueno”, ya que ahora mismo (y todo el tiempo), hay una batalla entre las buenas y las malas. Estas se ocupan de tu digestión en el colon y te otorgan beneficios: antes que nada, mejor nutrición, pero también se hacen cargo de las células cancerígenas, tienen un fuerte efecto inmunoprotector y disminuyen problemas como la diarrea, infecciones gastrointestinales, la intolerancia a la lactosa, gastritis y colitis

 

¿Dónde están?

Encuentra aquí algunas fuentes naturales de probióticos.

 

Prebióticos

Por otro lado, los prebióticos son fibra que cuando ingieres, ayuda a que las bacterias probióticas crezcan en el intestino y colon, entonces sí… Si vuelves al punto de arriba ¡todo tiene más sentido que nunca! Algunos de los beneficios que le ofrecen los probióticos a tu cuerpo: prevención de cáncer de colon, obesidad y regulación del tránsito intestinal (si sufres de estreñimiento, en los prebióticos puede estar la solución), incrementan la absorción de minerales como el calcio y con esto baja el riesgo de padecer osteoporosis. Además son excelentes para tu piel.

 

¿Dónde están?

Los puedes consumir en alimentos deliciosos como la miel de abeja, alcachofas y plátanos. Ahora que ya conoces la diferencia entre probióticos y prebióticos, aprovecha para preparar unas alcachofas con dip

 
 

WH - Comenta esta nota

 

Jul

04

La función de las hormonas tiroideas
Estas hormonas tienen una gran función, de acuerdo con la información proporcionada por Dr. John Morris III, experto en Endocrinología de Mayo Clinic. Éstas “mantienen la velocidad con la que el cuerpo consume grasas y carbohidratos, ayudan a controlar la temperatura corporal, ayudan a regular la cantidad de calcio en la sangre, afectan el funcionamiento del sistema nervioso e influyen sobre la frecuencia cardiaca”. Cuida tu salud y no pases por alto algún síntoma que te haga dudar sobre el estado de tu tiroides.