Salud
 

Evita estas situaciones por el bien de tu corazón

 
 

Evita estas situaciones lo más posible y reduce el riesgo de padecer una enfermedad cardiaca.

Por: @womenshealthmx 21 de agosto de 2017

El ruido constante

Vivir cerca de un aeropuerto transitado o pasar mucho tiempo en el tráfico incrementa tu riesgo de padecer una enfermedad cardiaca. Los expertos consideran que la polución por ruido aumenta el estrés, el cual sube la presión sanguínea. ¡Ponte tapones de oído!

Cambios hormonales

El riesgo de padecer una enfermedad del corazón se incrementa hasta siete veces en las mujeres que tienen niveles desequilibrados de estrógeno y testosterona. Si tus periodos no son regulares, subes repentinamente de peso o tienes un exceso de vello, ve con tu médico.

Contaminación ambiental

Los investigadores consideran que si se purificara el aire contaminado, eso evitaría unas 8,000 hospitalizaciones por insuficiencia cardiaca al año. Respirar la polución contribuye a la arterosclerosis, un endurecimiento de las arterias. Con el simple hecho de mudarte lejos de las avenidas principales disminuyes considerablemente tu riesgo.

Enojo

Claro, todos tenemos derecho a desquitarnos de vez en cuando. Pero sentir ira permanente es muy dañino para tu corazón: tu probabilidad de tener un ataque cardiaco se incrementa 24 veces en las dos horas posteriores a una rabieta, debido a los altos niveles de adrenalina y cortisol que comprimen las arterias.

 

Conoce lo que sí debes hacer para un corazón saludable.

 
 

WH - Comenta esta nota

 

Ago

21

Alimentos para lucir joven
Lo que pones en tu carrito del supermercado podría propiciar la pronta aparición de líneas de expresión, asegura Harold Lancer, autor del nuevo libro Younger. Él asegura que los alimentos con alto índice glucémico (como los dulces y los almidones blancos como el arroz, la pasta y las papas) atacan y destruyen las proteínas, incluyendo el colágeno y la elastina, que mantienen la textura fresca y joven en la piel. Ayuda a tu cuerpo a conservar su frescura con productos de bajo índice glucémico como granos integrales, pepinos, cerezas, espárragos, brócoli y toronjas.