¿Es un parásito, o simplemente un malestar estomacal?

Publicado el día 22 de Noviembre del 2017, Por Ashley Mateo

Los síntomas son mucho más similares de lo que piensas.

Los parásitos son organismos que viven al robar nutrientes de sus huéspedes, y a menudo suenan como algo sacado de una película de ciencia ficción. Pero la realidad es que las infecciones parasitarias son mucho más comunes en los humanos de lo que piensas. De hecho, la malaria es causada por un parásito y esa enfermedad mata a 600,000 personas cada año.

Los tipos de parásitos que probablemente conozcas se llaman helmintos y protozoos y causan síntomas gastrointestinales, según Pascale M. White, profesora asistente de medicina y directora de la Clínica de Gastroenterología en el Dr. Henry D. Janowitz. en la división de gastroenterología en la Facultad de Medicina de Icahn en Mount Sinai. Definitivamente habrás oído hablar de infecciones por helmintos como, lombrices intestinales, anquilostomas e incluso podrías haber oído hablar de Giardia, un parásito protozoario que causa enfermedades diarreicas. Un tipo de enfermedad con la que sueles bromear, seguro agarré un bichito por ahí.

Mientras que algunas infecciones parasitarias se curan fácilmente, otras pueden ser crónicas, debilitantes e incluso fatales. Más de 300,000 personas viven con Trypanosoma cruzi, la causa parasitaria de la enfermedad de Chagas (una enfermedad potencialmente mortal que causa una gran variedad de síntomas), según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades; al menos 1,000 personas son hospitalizadas con neurocisticercosis, un tipo de lombriz, cada año; más de 60 millones de personas están infectadas de forma crónica con Toxoplasma gondii, una enfermedad parasitaria que puede causar síntomas parecidos a la gripe; y 1,1 millones de personas se infectan por primera vez con Trichomonas, una ETS parasitaria, cada año. Ya no es tan gracioso, ¿eh?

Si crees que los parásitos son el tipo de cosas que solo puedes recoger cuando viajas al extranjero, piénsalo de nuevo. "Los humanos pueden infectarse al ingerir el parásito o sus larvas (huevos) que se encuentran en alimentos o agua contaminados con materia fecal", dice White. "Otra forma es ingiriendo las larvas de parásitos que se encuentran en carnes poco cocidas como carne de cerdo o pescado crudo. Y, a veces, ciertos parásitos tienen la capacidad de penetrar directamente en la piel humana desnuda cuando una persona entra en contacto con tierra o agua contaminada con materia fecal. "Todas estas cosas son tan probables que ocurran en el hogar como lo son cuando estás de viaje en Tailandia. Además, hay ciertos tipos de parásitos que son más comunes en Estados Unidos. "Por ejemplo, Necatur americanus es una especie de anquilostoma que se encuentra en los EE.UU.", Dice White. "Strongyloides es una lombriz intestinal que se encuentra en climas cálidos y húmedos en el sureste de los Estados Unidos."

Entonces, ¿cómo sabes si tienes un parásito o algún desagradable malestar estomacal? Para ser honestos, es difícil de decir. Existen más de 1,000 tipos de parásitos y los síntomas pueden variar, pero lo más probable es que no parezca que están relacionados. Pero la mayoría de las infecciones parasitarias comparten una cantidad de síntomas similares, que incluyen diarrea, calambres abdominales o dolor, náuseas, vómitos, falta de apetito, fatiga generalizada, erupciones inexplicables o irritación de la piel, tos y pérdida de peso involuntaria.

Si esa lista parece… amplia, bueno, no estás equivocada. Los síntomas de las infecciones parasitarias tienen mucho en común con los síntomas de casi cualquier otra dolencia. La clave para determinar una fuente de parásitos, dice White, es la combinación de síntomas y la duración de los síntomas. "Ten en cuenta que algunos parásitos pueden vivir en el cuerpo humano durante meses o años sin causar ningún síntoma", agrega. "Así que obtener un buen historial clínico y un historial de viajes es clave. Tomamos en cuenta todos estos signos y síntomas cuando consideramos el diagnóstico de una infección parasitaria."

Si has notado alguno de estos síntomas y has viajado recientemente al extranjero, entrado en contacto con animales sucios, has ingerido algo que podría haberse contaminado o no puedes encontrar ninguna otra razón por la que estés experimentando reacción, ve al médico general o a un gastroenterólogo lo antes posible. Pueden hacer pruebas de heces y análisis de sangre para determinar qué está causando tus síntomas. "Por ejemplo, ciertas infecciones parasitarias pueden conducir a anormalidades en análisis de sangre específicos, causando enfermedades como anemia, eosinofilia o enzimas hepáticas elevadas", explica White. Una vez que descubren el problema de la raíz, un médico o un gastroenterólogo pueden recetar los medicamentos adecuados para tratar el problema.

Si bien una infección parasitaria en la vida real puede no llevar a un clímax alienígena, algunos de ellos pueden ser francamente desagradables (¿viste esa lista de síntomas?). Lo mejor que puedes hacer es identificarlo y tratarlo rápidamente para que puedas seguir con tu vida normal.