¿Realmente necesitas dejar de tomar alcohol con los antibióticos?

Publicado el día 28 de Noviembre del 2017, Por Emily Abbate

Seguro tu doctor te ha dicho, no puedes tomar con el antibiótico...

Estás luchando contra una terrible infección de garganta… y ese sentimiento que cada que tragas algo te perfora la garganta. Por supuesto, llega en el peor momento (porque, ¿cuándo no?) Porque además, te estás preparando para la boda de tu mejor amiga/una fiesta de fin de año/alguna reunión de lujo donde habrá alcohol. Lo has escuchado antes: consumir alcohol mientras tomas antibióticos es malo. Pero un pequeño sorbo (o 12) realmente no será un peligro para la vida, ¿verdad?

¡No tan rápido con esos tragos! En primer lugar, es importante recordar por qué estás tomando antibióticos para empezar: te siente mal y, con la ayuda de tu receta, tu cuerpo está trabajando para combatir una infección bacteriana desagradable. (Los antibióticos no pueden tratar nada viral, como una gripe). Básicamente, los antibióticos matan a las bacterias que pueden causarte dolor de garganta, dolor de oído y aumento de temperatura.

Y, aunque el consumo de alcohol no reducirá la efectividad de los antibióticos, puede empeorar muchos de los efectos secundarios, como la incomodidad estomacal leve, la diarrea, las náuseas y la somnolencia, que están asociados con los antibióticos, dice Louise M. Dembry, MD, profesor de medicina, enfermedades infecciosas y epidemiología en la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale y en la Escuela de Salud Pública. Además, no es exactamente ideal si estás en el cine y un golpe de agotamiento (¡o diarrea!) te golpea en la cara. Mientras tanto, el alcohol también puede desacelerar la capacidad de tu cuerpo para "mejorarte" y restaurar tus niveles de energía una vez que la infección ya no exista.

Pero hay más: el consumo simultáneo de antibióticos y alcohol puede ser peligroso para el hígado, que normalmente desintoxica los productos de desecho para que tu cuerpo pueda deshacerse de ellos de manera segura. "Algunos antibióticos pueden 'estresar' el hígado", dice Dembry. "Eso significa toxicidad para las células hepáticas, que puede provocar la muerte de las células del hígado o incluso afectar la función general del hígado, por lo que no funciona de la manera en que se supone que debería".

Sabemos lo que te estarás preguntando: ¿es posible que exista un antibiótico mágico en el que todo esto no aplique? Mientras que Dembry dice que, sí, algunos antibióticos pueden ser menos problemáticos para beber que otros, aún así debes suspender el Sauvignon. "Si estás tomando antibióticos, es porque tienes una infección", dice. "Lo mejor es evitar todo lo que pueda afectar la capacidad natural del cuerpo para sanar y superar la infección, incluido el alcohol".

 

Te puede interesar: