Salud
 

Propiedades de la chufa

 
 

Este ingrediente puede usarse para preparar la típica y deliciosa agua de horchata.

Por: @womenshealthmx 2 de diciembre de 2017

SUS BENEFICIOS

 

 

1/ Contiene grasas monoinsaturadas, como ácido oleico omega 9, que reduce el colesterol total y LDL (malo), además de mejorar los niveles de colesterol HDL (bueno).

 

2/ Aporta enzimas, como amilasa y lipasa, que contribuyen a la asimilación de carbohidratos, facilitan la digestión y evitan las flatulencias y la acidez.

 

3/ Contiene vitaminas E y C, cuyas propiedades antioxidantes te protegen de padecimientos como aterosclerosis y diabetes.

 

4/ Es rica en arginina, un aminoácido que colabora en las funciones del sistema inmune, incrementa tus defensas y facilita los procesos de cicatrización.

 

5/ Una porción de 100 g aporta 2.5 mg de zinc, con propiedades estimulantes y reconstituyentes, y 17% del requerimiento diario total de magnesio, esencial para regular más de 300 reacciones bioquímicas del organismo.

 

 

El aceite de chufa aporta ácidos grasos linoleicos (poliinsaturados), los cuales intervienen en el buen funcionamiento de los sistemas nervioso y visual, además de ayudar a eliminar grasas perjudiciales para tu organismo y mejorar la actividad del sistema circulatorio. Puedes utilizarlo en crudo para aderezar ensaladas o para freír alimentos y cocinar botanas saludables.

 

 

PREPARACIÓN:

Frituras de zanahoria: 4 zanahorias + 2 cdas. de aceite de chufa extravirgen + 1 pizca de sal.

> Calienta el horno a 180 °C, pela las zanahorias y córtalas en rodajas finas. Coloca las rebanadas en un recipiente, báñalas con el aceite y sazónalas con la sal. Hornéalas 10 minutos hasta que doren y se tornen crujientes.

 

 

 

4 razones para agregar manzanas a tu dieta

 
 

WH - Comenta esta nota

 

Nov

30

Algo muy sencillo para evitar la gripe
En la punta de tus dedos está la mejor manera de prevenir la gripe. ¿Cómo? Nos han repetido hasta el cansancio que lavarse las manos es la mejor estrategia para evitar la propagación de gérmenes. Pero mientras la mayoría de las personas se enjabona las palmas, son las puntas de los dedos la verdadera zona de riesgo. “Son más propensas a estar en contacto con superficies potencialmente contaminadas y con la cara”, advierte Neil Schachter, director médico del departamento para el cuidado de las vías respiratorias del Centro Médico Monte Sinaí, en Nueva York. Frota jabón desde las muñecas hasta las puntas de los dedos, tallando bien entre ellos y por debajo de las uñas.