Si una vez al mes enloqueces, te pones de mal humor o comes como desaforada a las dos de la mañana, ¿adivina qué? Eres normal.

Por: @womenshealthmx 4 de mayo de 2018

 

Los cambios hormonales afectan tu periodo, fertilidad e impulso sexual, además de tu estado mental, tus ciclos de sueño y tu apetito.

Sigue estos consejos para mantener todo en orden.

 

Estrógeno

El estradiol, la hormona más poderosa, prepara al útero para la concepción. Si sus niveles están estables puedes tener un mayor impulso sexual e inmunidad.

Impacto

El estrógeno envía señales de “crecimiento” a todas las células de tu cuerpo, desde tus pechos hasta los huesos. Pero si sus niveles están muy altos puedes tener síntomas premenstruales severos, problemas de fertilidad e, incluso, cáncer de mama. Si tienes niveles bajos puedes padecer osteoporosis.

Equilibrio

Estar demasiado delgada puede disminuir su producción, mientras que las células grasas en demasía pueden producir un tipo de estrógeno que afecta el estradiol. La clave: mantener un peso saludable. Intenta mantener un índice de masa corporal entre 18.5 y 30.

 

Progesterona

 

Produce una cubierta uterina acolchonada (es decir, una cuna para un embrión) cada mes. ¿No te embarazaste? Sus niveles disminuyen dando lugar a tu periodo.

Impacto

Hablando de relaciones de amor-odio: la progesterona tiene un efecto levemente sedante que te ayuda a dormir bien (por eso te da más sueño antes de que te baje). También puede incrementar tu retención de líquidos, producción de gas y estreñimiento.

Equilibrio

Ya que regular esta hormona es indispensable para embarazarte, muchas mujeres que quieren ser madres utilizan cremas que no requieren receta médica. No lo hagas. Los estudios muestran que no sirven de nada. Lo que sí puede funcionar: la meditación, aunque sean cinco minutos al día.

 

Testosterona

 

Esta hormona masculina, que no es exclusiva de los hombres, ayuda a tener una ovulación regular y una libido alta. ¡Qué rico!

Impacto

Si sus niveles están muy altos –lo cual suele asociarse con SOP (encuentra su definición en las páginas anteriores)– puedes producir acné, caspa o vellos oscuros en sitios anormales. Si tienes niveles bajos puedes perder tu instinto sexual y tu sensación general de bienestar.

Equilibrio

El exceso de testosterona se ha asociado con obesidad, así que intenta mantener un índice de masa corporal sano. Si estás baja en niveles, los alimentos ricos en zinc como el humus te ayudan a incrementar los niveles (relájate –aumentará tu energía, no te saldrá barba).

 

Prolactina

 

Se produce en el cerebro y sus funciones principales consisten en dirigir la liberación de óvulos y estimular la producción de leche materna en mujeres que acaban de parir.

Impacto

Cuando se elevan sus niveles en demasía puedes perder tu impulso sexual y empezar a producir síntomas similares a los de la menopausia. Si se elevan sus índices levemente puede suprimirse la ovulación. Después de dar a luz, recuperar los niveles normales de prolactina te ayuda a bajar de peso más rápido.

Equilibrio

Dormir poco incrementa la producción de hormonas del estrés como cortisol y prolactina. Mantén los niveles ideales procurando descansar de siete a ocho horas ininterrumpidas cada noche.

 

FSH/LH

 

La hormona estimulante de folículos prepara a los óvulos para la acción; la hormona luteinizante (LH) los libera.

Impacto

Las cantidades ideales de FSH/LH también contribuyen a tener niveles de progesterona

favorables, mientras que el aumento de FSH se ha relacionado con problemas de la memoria, insomnio y acné.

Equilibrio

Mide tu ingesta de alcohol, en especial si quieres tener bebés: tomar más de dos copas al día podría alterar la producción de FSH y LH.