Sigue leyendo antes de correr por el gel antibacterial.

Por: ÁGATA SZÉKELY 4 de mayo de 2018

Tu microbioma, la comunidad de bacterias que habita en ti, juega un rol crucial en el funcionamiento de tu organismo.

Los humanos evolucionamos en una relación simbiótica con las bacterias y dependemos de ellas para varios procesos biológicos. Aunque estamos acostumbrados a pensar en estos microorganismos como “suciedad”, la mayoría es aliada: “Las bacterias amigables digieren nuestra comida, gobiernan el apetito, controlan el metabolismo, orquestan el sistema inmune, tienen influencia en el humor, promueven la claridad mental, determinan la salud del corazón, fomentan el desarrollo de los huesos y producen vitaminas cruciales y otros nutrientes”, asegura Raphael Kellman, autor de The Microbiome Diet: The Scientifically Proven Way to Restore Your Gut Health and Achieve Permanent Weight Loss. También existen bacterias no tan amigables que causan sobrepeso, fatiga, ansiedad y otros trastornos, por lo que balancearlas hacia “el lado del bien” es esencial.

Aunque apenas comienzan las investigaciones sobre el rol de las bacterias, se sabe que en nuestros cuerpos hospedamos mayor cantidad de estos huéspedes microscópicos que de células: en el intestino de un humano promedio viven 100 trillones de microbios, una cantidad 10 veces mayor que la que posee de células. Cada persona tiene poblaciones diferentes de bacterias que la hacen única y producen una especie de “firma” bacteriana en forma similar a como lo es nuestro ADN.