“Tuve una cirugía de reconstrucción vaginal y transformó mi vida sexual"

Publicado el día 04 de Mayo del 2018, Por ROBYN DAMORA le cuenta a KRISTIN CANNING

Después de tres hijos, Robyn Damora dijo que su vagina no sentía lo mismo.

...

Antes de tener hijos, mi vida sexual era maravillosa. He estado casada durante nueve años, y al principio, mi marido y yo teníamos un gran deseo sexual y nuestra vida íntima estaba prosperando. Después del nacimiento de mi primera hija, quien estaba muy grande (más de ocho libras) y nacida por vía vaginal, noté que el sexo era un poco diferente, lo que asumí que era normal. Ya no tenía tanta sensibilidad, pero el sexo todavía era agradable.

 

Dos hijos más tarde, literalmente no podía sentir nada cuando mi esposo y yo teníamos relaciones sexuales. Mi próxima hija e hijo también eran grandes (mi hijo pesaba casi 10 libras) y también los tuve por vía vaginal. Yo soy petite, y tuve que tener una episiotomía con cada embarazo. (Eso significa que los médicos hacen una incisión en la pared posterior de la vagina para dejar rápidamente espacio para que pase el bebé, que luego se rasga. A veces, esa rasgadura también ocurre por sí sola).

 

Sabía que algo no estaba bien. Mientras que mi esposo no le molestaba cuando se trataba de nuestra vida sexual, se daba cuenta que algo estaba mal conmigo. Como la sensación del sexo faltaba por completo, no podía sentir placer en absoluto. Mi impulso sexual todavía estaba allí, podía encenderlo mentalmente, pero una vez que comenzamos a tener relaciones sexuales, no se sentía como antes. Fue increíblemente frustrante. Empezaríamos y estaría pensando, "¡Guau, en serio! ¡Esto es horrible!" Nuestra vida íntima estaba sufriendo por eso.

 

Quería hacer algo sobre este problema, y una de las opciones que había escuchado era la reconstrucción vaginal. Justo después del nacimiento de mi segundo hijo, mi ob-gyn, Mark Scheinberg, M.D., a quien había estado viendo durante 20 años, me dijo que se iba a mudar al campo de las cirugías de reconstrucción ginecológica. En ese momento, no estaba teniendo tantos problemas en mi vida sexual, pero había puesto la idea de la cirugía reconstructiva en mi mente.

 

Después de mi tercer hijo, sabía que esto era algo que quería y comencé a investigar.

Dudé cuando no pude encontrar a ninguna mujer con quien hablar acerca de cómo era en realidad la cirugía y si obtuvieron los resultados que querían. Siento que las mujeres simplemente no hablan de estas cosas, y eso me dificultaba entender si esta cirugía sería la mejor opción para mi problema. Estaba nerviosa por tener un procedimiento como ese en un área tan sensible e importante, y temía que ni siquiera funcionara o pudiera empeorar el sexo o mi líbido.

 

Finalmente, llegué a un punto en el que tuve que arriesgarme, o acepté que el sexo nunca volvería a ser agradable para mí. Hablé sobre el procedimiento con el Dr. Scheinberg, y me sentí confiada con él como mi médico. Explicó que la razón por la que había perdido la sensibilidad era porque mi vagina era más ancha y ahora tenía menos fricción de la que tenía antes de tener hijos, lo cual es muy común, porque dar a luz a un bebé puede estirar el tejido vaginal. Para muchas mujeres, el tejido vaginal se tensa con el tiempo, pero puede que nunca vuelva al tamaño preferido. Este tipo de estiramiento también puede ocurrirle a las vaginas por el tamaño de su pareja y también con la edad. Afortunadamente, ¡se puede arreglar!

 

La mayoría de las cirugías de reparación posterior al nacimiento del niño son reparaciones anteroposteriores, lo que implica hacer una incisión, juntar todo y cerrar la incisión.

Pero según el Dr. Scheinberg, cada mujer experimenta  rasgaduras post-parto de manera diferente, y en mi caso, evaluó que necesitaba un procedimiento llamado reparación específica del lugar. Esto significa que repararía cada rasgadura en mi vagina individualmente. Explicó que este enfoque es más personalizado y que promovería resultados más uniformes, menos dolor en la recuperación y un mejor uso de los músculos.

 

El día de la cirugía, entré a la oficina del Dr. Scheinberg, me pusieron anestesia y cada pequeña rasgadura se suturó durante unas tres horas. Estaba bastante cansada una vez que salí de la cirugía y tuve que descansar por el resto del día. Los siguientes dos días, me quedé en cama, pero la recuperación no fue tan mala como después de tener un hijo y una episiotomía, cuando era doloroso incluso sentarme. Soy una mamá que se queda en casa, así que fue realmente importante para mí que la recuperación fuera fácil. ¡Tenía que ser capaz de cuidar de mis hijos y no estar triste por mucho tiempo! Estaba muy nerviosa por la recuperación, pero estaba lista para correr detrás de mis hijos el tercer día después de la cirugía.

 

Según las indicaciones del médico, no puedes tener relaciones sexuales durante las seis semanas posteriores al procedimiento, y sinceramente esa fue la parte más difícil de la recuperación. Estaba tan ansiosa por ver cómo eran los resultados (es posible que haya hecho un poco de trampa e intentado tener relaciones sexuales antes de lo que se suponía). El primer par de veces, no pudimos hacer una penetración completa, y fue un poco incómodo, pero el Dr. Scheinberg dijo que eso era normal.

 

¡Una vez que superamos eso, el sexo se sintió como antes de tener hijos! Fue increíble. Y a pesar de que mi esposo no había sentido que tenía que someterme a una cirugía por placer, me apoyó en y está muy satisfecho con los resultados. Todo parece que está donde se supone que debe estar, y mi vulva y el perineo se ven más elevados y más jóvenes también. La mejor parte, sin embargo, es que tengo sensación completa en mi vagina de nuevo, y el sexo se siente genial. ¡Siento que tengo 18 años otra vez!

 

Para mí, la cirugía costó alrededor de $8,500 dls y valió la pena. Lo haría de nuevo en un abrir y cerrar de ojos: fue hace tres años que la tuve, y los resultados siguen siendo fuertes.

Mi vida sexual nunca ha sido mejor, y ha sido increíble tanto para mi esposo como para mí. Recomiendo totalmente esto a las mujeres que están luchando con estos problemas, ¡no es algo con lo que tienes que vivir! Para mí, fue un cambio total en el dormitorio.

 

Te puede interesar:

...