¿Conoces esa sensación después de haber estado en un barco, cuando tus pies finalmente tocan tierra firme otra vez, pero todavía sientes que estás sobre las olas? Esa es la sensación que siente una persona con vértigo, incluso peor.

Por: Ashley Mateo 8 de mayo de 2018

"La definición de vértigo es una ilusión de movimiento que no está", dice Catherine Cho, M.D., profesora asociada clínica de neurología y otorrinolaringología en NYU Langone Health.

Eso puede manifestarse de varias maneras: hay vértigo rotatorio, que es básicamente un inicio repentino de los giros (por ejemplo, tu peor experiencia de cruda) y tiende a enviar personas a la sala de emergencias.

Y hay vértigo de traslación, donde sientes que te estás moviendo de un lado a otro (algo menos alarmante, pero te preocupará después de lidiar con ellos durante semanas o incluso años).

Hasta 35% de los adultos estadounidenses mayores de 40 años (eso es aproximadamente 69 millones de personas) han experimentado alguna forma de disfunción vestibular (o problemas con las partes del oído interno y el cerebro que controlan el equilibrio), según “Vestibular Disorders Association”.

Y para tu información: los giros no son los únicos síntomas de vértigo de los que debes preocuparte. Náuseas, vómitos, dificultad para mantener el equilibrio, dolores de cabeza menores, zumbidos en los oídos y fatiga, pueden venir con el vértigo. También podrías experimentar nistagmo, una afección que hace que los ojos se sacudan o reboten, dice Cho.

¿Qué causa el vértigo?

El culpable más común es el vértigo posicional paroxístico benigno (VPPB), dice Cho. Es cuando hay daño en el oído interno, o una interrupción de la función del oído.

"Hay pequeños cristales en tu oído que actúan como pesas para que tu cerebro pueda detectar movimientos de traslación como avanzar o retroceder o inclinar la cabeza hacia arriba o hacia abajo", explica Cho. "A veces esos cristales se rompen no sabemos exactamente por qué, pero generalmente es un trauma en pacientes más jóvenes o solo por afecciones relacionadas con la edad- y entran en los canales auditivos, que detectan el movimiento rotacional".

Esos pequeños cristales pueden moverse en el canal auditivo incluso cuando no te mueves. Esto puede irritar las terminaciones nerviosas, y eso puede hacer que sientas que tu habitación está girando, dice Cho.

El BPPV depende mucho de la posición: si te acuestas y te volteas hacia un lado, en 10 segundos sentirás una sensación de giro violento en todas las direcciones. La sensación tiende a durar alrededor de un minuto, pero puedes sentirse mucho más. De lo contrario, estás bien, tal vez un poco mareada.

La segunda causa más común es un trastorno llamado neuritis vestibular o laberintitis, que afecta el nervio vestibulococlear del oído interno. "La principal diferencia es que esta condición implica tu audición", dice Cho. "Y si tu oído o algún dolor en él está involucrado, debes ir a la sala de emergencias de inmediato, porque podría significar que hay una infección". Con la neuritis vestibular, esa sensación de giro será constante.

Y hay una causa potencial aunque poco común: la enfermedad de Meniere. "Meniere es un trastorno del oído interno caracterizado, en términos de vértigo, por episodios, desde 20 minutos de vértigo hasta un día entero", dice Cho.

Esta condición también es independiente de la posición, y es posible que sientas pérdida de audición o algo dentro de los oídos, como si estuvieras usando auriculares con cancelación de ruido y un zumbido en los oídos al mismo tiempo. "No es necesariamente peligroso, pero si tienes estos síntomas, es más seguro ir a urgencias porque la pérdida de audición podría significar una infección o incluso un accidente cerebrovascular".

Tratamiento para el vértigo

Todo eso suena completamente horrible, ¿verdad? Afortunadamente, hay opciones de tratamiento para todo tipo de vértigo. "Con BPPV, muchas personas quieren medicamentos cuando realmente no los necesitan", dice Cho. "La forma más rápida de deshacerse de él es hacer la maniobra de Epley para el oído correcto".

La maniobra de Epley es una simple maniobra de cuello que tu médico o fisioterapeuta realiza para volver a colocar los cristales donde pertenecen (solo asegúrate de consultar a un médico con el que te sientas cómoda al hacerlo, o busca un terapeuta vestibular, un fisioterapeuta que se especialice en trastornos vestibulares). El 85% de las personas se recuperan del BBPV con la maniobra de Epley, generalmente dentro de 3 a 5 días, según American Physical Therapy Association.

Las opciones de tratamiento de Meniere y la neuritis vestibular se tratan realmente de controlar los síntomas. Primero, un terapeuta vestibular puede ayudarte a entrenar tu cerebro para adaptarte a cualquier problema vestibular y recuperar el equilibrio. Y luego hay opciones médicas: "Me gusta usar una dosis muy, muy baja de diazepam (o Valium) para suprimir el sistema vestibular, tratar las ansiedades asociadas con mareos incontrolables y tratar las náuseas", dice Cho. La meclizina es otra droga común prescrita para Meniere (está disponible sin receta médica), pero puede hacer que te sientas muy cansada.

"También puedes tratar el trastorno subyacente, por lo que generalmente ir a un otorrinolaringólogo o un neurólogo pueda diagnosticar y tratarte con diuréticos para reducir la retención de líquidos", dice Cho. "Cuando se pone realmente mal, pueden inyectar esteroides en el oído; descomprimir quirúrgicamente el saco endolinfático, que regula los niveles de líquido en el oído interno; o incluso cortar el nervio vestibular, como último recurso, ya que podría provocar la pérdida de la audición ".

Si alguna vez experimentas los mareos (y no después de una noche de copas), es probable que no necesites alarmarte demasiado; pero no lo califiques como mareo general o aturdimiento si experimentas alguno de los síntomas mencionados anteriormente. El vértigo puede ser una señal de advertencia para problemas auditivos más serios, y es mejor tratarlo de forma segura y acudir al médico en lugar de arriesgar tu audición.