Salud
 

5 aspectos que debes cuidar de tu zona vaginal

 
 

Mantén tu zona íntima lejos de las infecciones con estos consejos.

Por: @womenshealthmx y Canesten 10 de febrero de 2017

Flujo vaginal

El flujo vaginal es normal, es una sustancia que se produce de manera natural, varía a lo largo de tu ciclo menstrual, mientras más te acerques a la ovulación aumentará. Este flujo debe ser incoloro e inodoro, ayuda a prevenir infecciones y a mantener esta zona humectada.

Limpieza al máximo 

 Si te encanta estar limpiando tu zona V con todo lo que se te ocurra: toallitas, talco, jabones perfumados, desodorantes o sprays vaginales… debes tener cuidado, ya que pueden provocar reacciones alérgicas, irritación y hasta infecciones. Si sientes molestias acude a tu médico, existen productos que alivian las infecciones internas y los síntomas externos.

Cuidado en tu período

En este tiempo tu pH puede sufrir modificaciones, propiciando a la reproducción de hongos y bacterias. Esta es la razón por la que muchas de nosotras presentamos infecciones antes o después de nuestro ciclo menstrual

Deja respirar a tu zona íntima 

Hay algunos tipos de ropa que pueden favorecer el desarrollo de infecciones por dos razones: la ropa es muy ajustada o atrapa la humedad y el calor limitando la transpirabilidad. Algunos síntomas son, flujo vaginal blanco y espeso, comezón, ardor al orinar y en ocasiones dolor al tener relaciones sexuales. 

No lo tomes a la ligera

Si sientes molestias no las trates de tapar con tratamientos caseros, acude al médico puede ser que con un tratamiento muy sencillo acabes con el problema. Existen cremas y óvulos como los de  Cenasten V que te pueden ayudar a combatir los molestos síntomas. 

¿Sufres de cólicos? estos ejercicios te pueden ayudar, Ejercicios para los cólicos.

No dejes que nada acabe con tu día. 

 
 

WH - Comenta esta nota

 

Ago

22

Bájale al estrés
Mantener altos niveles de las hormonas del estrés, cortisol y adrenalina, puede atrofiar las arterias y subir la presión arterial. En algunos casos, un fuerte flujo de adrenalina, incluso, puede provocar inicio de un paro cardiaco, con todo y dolor de pecho, sudoración y falta de aire, advierte la doctora en medicina Maja Zaric. No se presenta un daño duradero, pero sí es una gran advertencia de que debes bajarle a tu ritmo.